Con los años, Algora se ha convertido en uno de los cronistas más interesantes del panorama musical nacional. Ahora mucho más electrónico, y después de las colaboraciones con La Prohibida, abraza todavía más el synth pop para dar lugar a himnos italodisco que reflejan necesidades y virtudes, intimidad y extroversión, cristalizando en himnos multicolores en una investigación constante del amor y la belleza. De la manera más desinhibida posible.

Con la colaboración de