Una de las más celebradas, recordadas y explosivas actuaciones de Eufònic: el californiano Lawrence Rothman es la bomba, y os lo podrá decir quién le pudo ver en una Església Nova un sábado por la tarde de 2018 donde no cabía una aguja. Personalidad absolutamente magnética (para nosotros y para dos marcas de moda tan famosas que no diremos su nombre), hace bandera de la fluidez de su género para crear diferentes alter egos para pasar de las baladas al synth-pop, el glam más elegante o la deconstrucción pop. Todo esto envuelto con una voz de barítono que convierte en iconos instantáneos sus canciones. ¿Alguien ha dicho David Bowie? Welcome back to La Ràpita city!