Menudo golpe sobre la mesa supone el nuevo disco de la Harper, “Hydrangea”. Después de unos inicios dubitativos en los que su talento se acomodaba sobre un folk algo inocente, Marion ha decidido abrazar la electrónica y de qué manera. Sobre ritmos urbanos, a veces más contemporáneos, a veces más deudores de ciertas exquisiteces de los 90, su talento ahora arrolla, confiado e inspirado, con versos precisos y el precioso color de su voz dominando la escena. Después de pasar por el Primavera Sound y de diversas fechas por Europa, aterriza en la mágica noche del Eufònic con la banda al completo, dispuesta a conquistar con su magnetismo hasta el último rincón del Delta.