Burgos es el centro de operaciones de esta artista sonora y visual que compagina la creación intermedia con la investigación en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco, donde ha formado parte del grupo de investigación sonora Ikersoinu. En 2018 creó el sello independiente de cassettes Crystal Mine con el objetivo de promover el intercambio de música bajo la filosofía anticopyright. Actualmente trabaja con cintas de cassette que ella misma graba y luego reproduce y manipula mediante un sistema de walkmans y una mesa de mezclas. Para Eufònic 2022 nos propone un Taller de Autoedición de Cassetes y de experimentación metaliteraria y sonora “para niños que creen que no son músicos”.

Una coproducción con