Introducción a la instalación de Anthony McCall + Mark Fell

“Face to Face II” de Anthony McCall y “Slicing a Torus” de Mark Fell son dos obras autónomas e independientes, una visual y la otra sonora, que se despliegan en un mismo espacio, activándolo de manera simultánea. A través de un diálogo permanente, ambas obras confluyen en una experiencia fenomenológica expandida que los visitantes pueden modificar a través de sus movimientos.

“Face to Face II” es una instalación de “luz sólida”, un recurso que Anthony McCall inauguró en 1973 con “Line Describing a Cone” y que actualmente sigue desarrollando con herramientas digitales. Siguiendo el mismo principio conceptual de las obras de cine expandido realizadas por McCall en la década de los setenta, esta instalación examina las posibilidades escultóricas de la luz a través de una serie de líneas en movimiento proyectadas sobre dos pantallas. A través de la niebla artificial que llena la sala, las líneas proyectadas adquieren la forma de una serie de volumetrías luminosas con las que los visitantes pueden interactuar libremente.

El título de la obra de McCall hace referencia a la disposición de los diversos elementos en el espacio y al hecho de que ambas pantallas están situadas una frente a la otra. Cada uno de los dos proyectores, situados en las esquinas, se orienta hacia la pantalla situada en el otro extremo. Entre una pantalla y la otra la experiencia es intersubjetiva, es decir que los movimientos de una persona y su interacción con las formas de luz tridimensionales sirven para crear su propia vivencia de la obra y, a su vez, modifican la del resto de visitantes. En los dos extremos de la sala, en cambio, las líneas retro-proyectadas aparecen en el reverso de la pantallas en su forma bidimensional original y los visitantes permanecen en una posición de espectadores pasivos.

“Face to Face II” se presenta en yuxtaposición a la obra que Mark Fell ha creado especialmente para la ocasión, titulada “Slicing a Torus”. Esta composición generativa para ocho altavoces reproduce el sonido de sesenta cuatro osciladores que modifican su afinación según la numeración obtenida a través de un algoritmo que reproduce la acción de realizar “secciones” sucesivas en un toro (o lo que vulgarmente llama “forma de donut”). Tal como sucede con la obra de McCall, las pantallas contribuyen a crear diversas áreas dentro del espacio. El resultado es una geografía sonora que se transforma continuamente, al igual que las formas de luz con las que comparte tiempo y espacio. La composición multicanal de Fell también invita a los visitantes a transitar el espacio y a escuchar desde distintos puntos de la sala, construyendo de esta manera su propia experiencia en movimiento de la pieza.

Además de compartir su carácter inmersivo e interactivo, “Face to Face II” y “Slicing a Torus” también tienen en común una exploración de la geometría que, tal y como propone Fell, quizás deberíamos llamar “transdimensional”. Ambas obras parten o basan parte de su planteamiento en una forma bidimensional (las líneas proyectadas en el caso de McCall, o las secciones del toro transformadas en información numérica en el de Fell) para dar lugar, en cada caso, a un espacio plenamente tridimensional. En el interior de la galería, estos dos espacios tridimensionales confluyen y colapsan en un tercero que, de alguna modo, parecería pertenecer a un régimen geométrico fantasmal donde nuestro cuerpo se sitúa a medio camino o por encima de la experiencia sonora y visual; entre la bidimensionalidad y la tridimensionalidad o más allá de la una y la otra.

Arnau Horta

 

Es podrà visitar fins el 16 de setembre

 

Horaris:
Dijous, divendres i dissabtes de 17:00h a 20:00h | Diumenges d’11:00 a 14:00h

Amb la col·laboració de