Sala Sintètica: un entorno virtual 3D

En la última edición de Eufònic creamos un nuevo espacio, Sala Sintética, un entorno virtual construido sobre la plataforma Decentraland que nacía con la intención de acoger propuestas full 3D que no se podrían ver en ningún otro lugar que no fuera un espacio virtual. Siguiendo el estreno de los reconocidos artistas Playmodes en el entorno virtual con «Beyond» el agosto de 2020, en Eufònic Urbà se presenta un nuevo y remodelado «edificio» con dos pabellones que acogen «Memories reloaded» de Marta Verde y «Franja» de Anna Carreras y un espacio relacional (a falta de bares abiertos, claro!) con hamacas para ver streamings. Un espacio que permite pasearse desde el sofá de casa, en confinamiento o no, sin limitaciones horarias ni fronteras físicas. Si va a cerrarse el mundo, ellas sobrevivirán.

En Eufònic 2020 Marta Verde “ocupó” la iglesia del Castell de Ulldecona con «Memories», una pieza site-specific que materializaba el hecho imperceptible y la memoria interna oculta del espacio. Creada y mapeada sobre la pared descantillada de la capilla, que acumula las marcas del tiempo, la pieza basculaba entre los tonos azules y blancos, revelando el hecho invisible y escuchando el hecho inaudible mientras dialogaba con la banda sonora creada a partir de grabaciones de campo de los alrededores del castillo por parte de la misma artista. Ahora, «Memories reloaded», lejos de recrear la planta rectangular con vuelta de cañón de la capilla, «arranca» la pared de Ulldecona y la traslada a la planta baja de nuestra Sala Sintética.

Anna Carreras, artista digital y programadora creativa, se estrena en Eufònic con «Franja», una colección de piezas que construyen sistemas complejos que crecen y evolucionan, que se inspiran y hablan de los imaginarios propios y de los paisajes personales de la franja del Matarraña: dibujan y hablan de árboles, de sarmientos, de aulagas, de rastrojos, de abuelas haciendo ganchillo y jugando al guinyot, recogiendo en cada píxel e iteración los ingredientes, aromas y esencias del entorno. Construyen, en lenguaje máquina, un apasionante viaje de la tierra al código.

SALA SINTÈTICA EUFÒNIC