Entre las artes visuales, la poesía visual y el sonido, sus instalaciones y piezas sonoras tienen en común un interés por los procesos inestables, las materias primas y los gestos, donde la manipulación de objetos como instrumentos o instrumentos como objetos tiene un fuerte aspecto fenomenológico. En Eufònic Urbà presentará una de las actividades más sugerentes: en el Torreón del centro de arte, inasequible para el público, el artista estará tocando un acordeón que solo se podrá escuchar mientras subimos y bajamos por las escaleras, en un juego de espejos acústico vinculado a los tres niveles de acceso y las distancias verticales. Una teleacción analógica.

RESERVAR ENTRADA