El violín de Sara Fontán, amplificado, loopeado y pasado por mil efectos, ha acompañado a bandas como Manos de Topo, Arbol, Za! y decenas de artistas de la escena indie nacional. Pero es cuando ella se presenta con su proyecto en solitario -acompañada del batería de Za!, Edu Pou- que todo cobra otra dimensión y se pluraliza su nombre: Los Sara Fontán tiene un talento enorme para emocionar a través de la abstracción, sin corsés estilísticos, entre el post-rock y la clásica contemporánea, entre el noise y el minimalismo, entre los momentos más tiernos y los más ásperos. Han pasado por muchos festivales nacionales y europeos, y en cada uno de ellos aportando su granito de arena: la banda sonora que cualquiera se quiera imaginar. Ella dice que improvisa: no le llevaremos la contraria, pero nadie lo diría logrando este nivel de perfección.